Candasnos Fraga

26,8 Kms

Cuánto más agudo te vuelves en darte cuenta de los fallos de otras personas, más apto te vuelves para pasar por alto los tuyos.

Desde el centro del pueblo, salimos por la Calle de la Balsa del Tejar, que está en la plaza al lado de la iglesia. Dejamos las piscinas municipales a nuestra derecha y seguimos de frente, guiados por la N-II que queda a nuestra izquierda. Entramos en la Cañada Real, asfaltada al principio y luego de tierra.

Un puente nos ayuda a cruzar la AP-2 o Autopista del Nordeste. A nuestra izquierda vemos el Hotel Cruzanzana. Seguimos  en paralelo a la N-II, que queda a nuestra izquierda. A 3 km del puente, cruzamos la N-II por un túnel y subimos a la derecha para encontrar un camino y seguir paralelos a la N-II, pero ahora dejándola a nuestra derecha. Seguimos así, siempre de frente, alejándonos más o menos de la N-II, pero siempre con ella a la vista. Pasamos junto a una gasolinera y seguimos recto. Una línea de postes de electricidad nos sirve de guía.

Llegamos al final de la meseta y Fraga nos espera ya en el valle del río Cinca. Hemos llegado a una gasolinera abandonada, que nos acerca de nuevo a la N-II. Seguimos por el lateral de la N-II y pronto tomamos un camino a la izquierda que nos va a separar de la N-II y nos va a mantener en la altura de la meseta, dejando que la N-II se hunda hacia el valle del Cinca. Nuestro camino se bifurca: tomamos a la derecha, dejando el de la izquierda al lado de un poste de electricidad. El camino nos ofrece una vista magnífica del valle y pasada una edificación en piedra, de nuevo una bifurcación, al pié de un poste eléctrico, que vamos a tomar a la derecha, en descenso. Una flecha amarilla a la izquierda nos recuerda nuestra dirección a contracorriente.

Seguimos nuestro camino en fuerte descenso. Casi al llegar al llano, nuestro camino desemboca en otro, que hemos de tomar a nuestra izquierda. Lo seguimos de frente unos 200 m y giramos a la derecha en otro camino que empieza aquí y que se dirige directo a la bajada hacia Fraga. Unas señales rojas y blancas nos ayudan a seguir el camino correcto, pero atención con no olvidar de girar a la derecha, que las pistas blancas y rojas también siguen recto, cosa que no vamos a hacer.  El camino nos desciende directo a Fraga. Llegamos a la carretera y giramos a la derecha. A 100 m encontramos una rotonda que nos indica “N-II a Lérida”. Entramos en la ciudad por la N-II que se convierte en la bonita Avenida de Aragón. Todo recto llegamos al río Cinca. El Camino Ignaciano continúa pasado el río, en el barrio viejo, al lado del Ayuntamiento.

CANDASNOS

Taxi Carlos (Bujaraloz) . Tel: 608 782 616 (taxi de 5 y 8 plazas)

FRAGA

Ayuntamiento . Ayuntamiento Tel: 974 470 050. Con un certificado de peregrino que ofrecen en la parroquia (Tel: 974 470 183 / 974 470 865) hay posibilidad de alojarse en bungalows del camping-restaurante de Fraga, que está a 1 km en las afueras, subiendo la calle de Soses.

Hostal Aribau . Avenida de Madrid 25, Tel: 974 471 887

Hostal Oasis . Ctra. Nacional II km 442, Tel 974 470 654

Hostal Trébol . Avenida de Aragón, 9. Tel: 974 471 533

Pensión Olles . Avenida de Madrid 33, Tel: 974 453 834

Seguimos en la misma línea de las etapas anteriores, pero con la esperanza de encontrarnos con el río Cinca y dejar atrás las difíciles etapas de los Monegros.

FRAGA: Con sus más de 13.000 habitantes, es la población más importante del bajo Cinca. De origen ibérico, con vestigios romanos en sus cercanías, y con un claro protagonismo en la historia de la reconquista aragonesa, Fraga es ciudad por concesión de Felipe V en 1709. La Torre de los Frailes, bien restaurada, fue construida por los templarios en 1128. Destaca su iglesia dedicada a San Pedro, del estilo románico (s.XII), edificada sobre una primitiva mezquita. El trazado urbanístico de Fraga responde a la concepción árabe de la construcción, con casas de adobe, que aún es posible contemplar en algunas zonas. En el barrio de las Atarazanas hubo un astillero de barcas para el río Cinca. Son particularmente evocadores los edificios de la casa de Junqueras, el palacio del gobernador, el de los escolapios y otros muchos de carácter gótico, correspondientes a los siglos XVI y XVII. También es digno de visitar el museo de la ciudad situado en el Palacio Moncada (C/ San José de Calasanz 12. Tel: 974 472 533), un edificio del siglo XVII renovado recientemente. En esta ciudad podemos encontrar todo lo que necesitemos: restaurantes, supermercados, centros de salud, bancos, talleres de bicicletas, farmacias y oficina de información (Tel: 974 470 050).

Anotaciones: Seguimos caminando con Jesús. Lo acompañamos en sus últimos momentos. Estamos junto a los que bajan su cuerpo de la cruz y lo llevan al sepulcro. No olvidemos la “oración preparatoria”. Una vez más hemos de pedir orientar nuestra vida a la voluntad de Dios, única fuente de felicidad y de resurrección. Insistimos en el coloquio final. Nos ponemos junto a Jesús sufriente y le pedimos que nos dé fuerza para mantener nuestro compromiso de vida. Hacerlo en el coloquio al final de la oración y durante el día.

Petición: Ruego al Padre el don de ser capaz de sentir dolor con Cristo en su dolor, angustia en la angustia de Cristo, e incluso la experiencia de las lágrimas y del dolor profundo por todas las aflicciones que Cristo ha padecido por mí.

Reflexiones: El crucifijo, suspendido sobre el altar de cada Iglesia Católica, nos recuerda que la misa es, no sólo un recuerdo, sino incluso un volver a vivir la entrega de Jesús por nosotros derramando su vida hasta la muerte. A veces, sin embargo, hemos sobre-intelectualizado la crucifixión, hemos razonado mucho sobre el misterio teológico de la muerte de Jesús. Y hemos cambiado la crucifixión por una “cruz de oro”, incluso con piedras preciosas. Hoy nos proponemos vivir la pasión “en su cruda realidad”. Lo hacemos mediante la contemplación imaginativa. Pasemos tiempo con el Jesús humano, que murió con una muerte dolorosa, lenta, y humillante, colgado entre dos criminales. Pasemos un tiempo junto a su madre, que tuvo que ver morir a su hijo. Nosotros, los cristianos del siglo XXI, sabemos que este drama termina en la resurrección de Jesús. María no lo sabía. En nuestra contemplación ignaciana, acompañamos a María, la Madre de Jesús, que se aleja del sepulcro, de vuelta a la casa donde se hospedaba. Nos quedamos con ella, esperamos con ella, la escuchamos compartir con los presentes todas las cosas que ella meditaba en su corazón desde que Jesús era niño. La escuchamos contar sus recuerdos. Lloramos con ella, esperamos que algo pase, como ella esperaba. Y le decimos que somos seguidores de su Hijo.

Ignacio nos invita a identificarnos lo más estrechamente que podamos con Jesús, a experimentar nosotros mismos “el dolor con Cristo en su dolor, un espíritu roto con Cristo tan roto, y sufrimiento interior por los grandes sufrimientos que Cristo soportó por mí…” También tengamos en cuenta la soledad de Nuestra Señora, su profundo dolor, y su cansancio interior. Así mismo, contemplemos el desánimo y el sentimiento de fracaso de los discípulos. Todo ha acabado. Es el final.

Cristo, nuestro Señor y Rey, continúa su misión en nuestro mundo para salvar a todos los hombres y a todas las mujeres. Él sigue siendo torturado hoy en sus hermanos y en sus hermanas. Él sigue siendo conducido hoy a la cruz. Dediquemos unos momentos de la meditación a reflexionar sobre la situación de nuestra humanidad, y pidamos al Padre que nos coloque junto a Cristo, crucificado en el mundo de hoy.

Textos:

Mateo 27,1-66. “¡Crucifícalo!” “¿Por qué? ¿Qué mal ha hecho?” “¡Crucifícalo!”

Salmo 22. “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?”

Salmo 31. “En ti, Señor, he encontrado refugio.”

Isaías 50,4-9. “El Señor es mi ayuda.”

Coloquio final: Igual que en la oración de ayer, nuestra presencia hoy al lado de Jesús muerto es más importante que nuestras palabras vacilantes o que nuestras torpes acciones. Seguimos incluyendo en nuestro coloquio la profundidad del sentimiento, del amor y de la compasión que nos permite el “sólo estar” acompañando a Jesús. Acabar con el Padre Nuestro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Bicicletas fácil

aunque la bajada de la meseta de Los Monegros tiene una fuerte pendiente y algunos tramos del camino tienen surcos profundos a causa de las lluvias.

Candasnos : Km 0.
Gasolinera: Km 13.
Fraga: Km 26,8.

Ruta

Esquema de la etapa

Altimetría

El tiempo en Fraga

Fraga
20°
nubes dispersas
Humedad: 63%
Viento: 1m/s SE
Máx: 21 • Mín: 19
30°
Mie
27°
Jue
24°
Vie
22°
Sab