Siguiendo los pasos de Íñigo, 500 años después que él

De pie en la larga fila para hacer el check-in en el aeropuerto de Bruselas, revisé mis correos electrónicos en mi teléfono para pasar el tiempo. Las palabras de Proverbios 3:5-6 de mi reflexión de Cuaresma para ese día me llamaron la atención. ¿Qué mejores palabras para comenzar una peregrinación? Mi corazón se consoló; sentí cerca al Señor. Confiar en el Señor con todo mi corazón era lo que anhelaba profundamente en los días venideros.

Seguir leyendo aquí. 

¿Te ha gustado?

Compartir en facebook
Compartir en Facebook
Compartir en twitter
Compartir en Twitter
Compartir en whatsapp
Compartir por WhatsApp