Etapa 13. Tudela – Gallur (39,3 km)

Podemos estar seguros de que el progreso que haremos en las cosas espirituales será en proporción al grado de nuestro alejamiento del egoísmo y de la preocupación sobre nuestro propio bienestar

Bicicletas fácil, aunque hay dos puntos entre Ribaforada y Cortes en los que hay que tomar cortas rutas alternativas, siguiendo caminos de tierra que bordeen esos puntos, pero siempre teniendo las vías del tren como referencia. No hay pérdida.  Los peregrinos de a pie tienen más facilidad para pasar los senderos o la piedra suelta cerca de la vía del tren.

Tudela: Km 0. El Bocal: Km 8,7. Ribaforada: Km 13,5. Cortes: Km 26,2. Mallén: Km 29,8. Gallur: Km 39,3.

Salimos de Tudela. Tomamos la calle “Camino Caritat” hacia nuestra izquierda para dirigirnos al puente sobre las vías del tren. Junto al puente hay un pequeño camino que nos ayuda a subir al puente y cruzar. En estas horas tempranas, nosotros tomamos la ruta del Sol, que nace sobre el Mediterráneo lejano.

Pasamos la vía del tren cruzando el puente y, justo al terminar la bajada, tomamos un camino a la derecha que hace una curva hacia atrás y nos lleva hacia una estación transformadora de electricidad. Nuestro camino sigue recto y amplio, sin dificultad. Vamos dejando atrás granjas y caseríos. Siempre por el camino ancho, llegamos hasta la carretera, que pasamos por debajo aprovechando el puente sobre la vía, haciendo un largo meandro. Al dejar el puente nos encontramos con un cruce, en el cual tomamos el camino de la derecha, que nos acerca a las vías. Tras un kilómetro aproximadamente, el camino aparece asfaltado. La vía del tren siempre a nuestra derecha, nos acompaña hasta acercarnos al camino de entrada de la gran finca “El Carrizal”.

Nuestro camino sigue llano, amplio y sin bifurcaciones. Poco después, nos encontramos con una carretera que tomamos a la izquierda. Así nos acercamos al Canal Imperial, que nos acompañará hoy a lo largo del camino. La carretera fluye entre las aguas del canal a nuestra izquierda y la vía del tren a nuestra derecha. Si la situación del margen del canal lo permite, es mucho mejor caminar al lado del agua.

Llegamos al puente “Formigales” y, justo después de cruzarlo, cogemos el camino de la derecha, un camino amplio que deja a nuestra espalda las construcciones de “El Bocal”. Caminamos siguiendo el curso del agua, que siempre nos acompaña a nuestra derecha. Si hasta ahora no habías utilizado tu sombrero, te recomendamos cogerlo: ¡no hay muchos árboles en esta parte del recorrido! y tenemos 5 kilómetros por delante.

Tomamos a nuestra derecha el primer puente que cruza el canal. Dejando el canal detrás de nosotros, entramos en Ribaforadada. La misma calle en la que entramos nos conduce directamente hasta la vía del tren, atravesando el centro del pueblo. Al encontrar la vía del tren, giramos a nuestra izquierda, sin atravesar las vías. Como un compañero amable de viaje, el “camino de hierro” nos llevará en unos 10 kilómetros hasta Cortes: siempre a nuestra derecha, el tren es la guía. A unos 2 kilómetros, el camino gira 90º y se empieza a alejar de las vías. Es inconfundible porque hay una gran fábrica, y a unos 200 metros se ve un puente. Se puede seguir al lado de las vías justo hasta después del puente, donde vuelve a aparecer el camino paralelo a las mismas.

Tras otro par de kilómetros largos, el camino vuelve a alejarse de la vía. Los peregrinos de a pie han de estar atentos aquí: se puede seguir junto a la vía, todo de frente, aunque el camino está perdido en este tramo de 200 m. Pasado este tramo, siempre junto a la vía, vuelve a empezar el camino de tierra que nos mantiene paralelos al tren. Los peregrinos en bicicleta mejor que sigan por el camino de tierra. En este caso hay que dejar que el camino nos aleje de la vía casi un kilómetro, hasta que vemos un cruce a la derecha muy nítido que nos devuelve por otro camino ancho a la misma vía. Seguimos dejando la vía a la derecha. Finalmente nuestro camino se abre en ángulo y se separa de la vía del tren, alejándonos progresivamente de él y llevándonos hacia las primeras granjas que indican la proximidad de la villa de Cortes. Nuestro camino agrícola sigue recto hasta encontrar una gran rotonda, ya a las puertas de Cortes. Giramos a nuestra derecha en la rotonda.

Por fin, entramos en la villa y vamos siguiendo la calle principal, girando ligeramente a la derecha, hasta llegar a una calle estrecha que aparece a nuestra izquierda y que nos conduce hasta El Castillo y la Iglesia de San Juan Bautista. Seguimos recto por la misma calle hasta desembocar en otra que hemos de seguir a nuestra derecha.Tenemos que mantenernos en la calle de San Miguel, en dirección a la estación de tren. Al llegar a la altura de las vías, la calle pasa por debajo de ellas y nosotros también.

Seguimos nuestro camino torciendo ligeramente a la derecha, siguiendo una larga recta de carretera asfaltada que nos conduce a una rotonda que nos permite pasar por debajo de la carretera N-232. Seguimos recto, cruzando una segunda rotonda y enfilando la recta delante de nosotros, que nos hace entrar en Mallén.

Al llegar a una plaza jardín triangular a nuestra izquierda nos metemos a la izquierda, bordeando la plaza. Esa calle desemboca en la plaza de la iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles. Tomamos la avenida Zaragoza y a 100 m giramos a la izquierda por una calle que baja en dirección a la carretera N-232. La cruzamos en dirección al polígono industrial de Mallén. Seguimos recto por la calle que atraviesa el polígono y al llegar al final tomamos el camino de la derecha y en la primera bifurcación, a tan sólo 50 m, tomamos el camino de la izquierda.

Cruzamos el túnel de las vías del tren y en 300 m llegamos al Canal Imperial. Lo tomamos a la derecha y vamos a cruzarlo por el puente que vemos cerca de nosotros. Cruzamos y seguimos el Canal por su margen izquierdo hasta llegar a Gallur. Tenemos 7 km de Canal para caminar delante de nosotros.

Siempre junto al Canal, entramos en Gallur. Un puente de color azul cruza el Canal Imperial. Subimos a él y pasamos al otro lado, donde se encuentran las piscinas municipales. Justo en frente de nosotros está la estación del tren y en el edificio de al lado se encuentra el albergue de peregrinos y su restaurante. Fin de etapa.

Altimetria foto: 
Esquema de la etapa: 

Alojamiento

Gallur

Albergue de peregrinos . (32 plazas. Junto a la estación de tren). Tel: 976 864 396 / 618 833 696.
Ayuntamiento . Tel.: 976 864 073. Entrada gratuita en las piscinas municipales presentando la credencial del peregrino.
Hostal El Colono . (precio especial peregrinos) 976 864 275.

Mallén

Albergue Peregrinos . Paradero 3, Tel: 976 850 374 // 618 998 839
Ayuntamiento . Tel.: 976 850 005. En las piscinas municipales la entrada es gratis para los peregrinos con credencial.
Hostal Pinocho . c/ Tudela, 4. Tel.: 976 850 225.

Ribaforada

Ayuntamiento . : 948 864 005.

Tudela

Taxi Aranguren . Tel: 948 821 199
Taxis de Tudela . Tel: 948 822 027

Comentarios

[camino ignaciano en bicicleta tipo gravel] En bicicleta de cicloturismo, este tramo no es sencillo si se sigue el Camino Ignaciano marcado. En mi caso y, después de preguntar a la policía foral, opté por un itinerario alternativo por carretera. Este itinerario me alejó bastante del camino y me alargó el trayecto varios –muchos… muchos- quilómetros. Al salir de Tudela me dirigí a Cabanillas para tomar luego la Na-126 que luego me permitiría acercarme a Cortés y Gallur (pasando por Fustiñana). La carretera es fácil, sin casi curvas, el arcén es ancho y no hay casi tráfico. Unas condiciones más que óptimas para los ciclistas que circulan por carretera y, en principio no debía suponer ningún problema. Pero no fue así. Personalmente, éste fue uno de los tramos más difíciles y duros del Camino debido a un cúmulo de circunstancias: ese día había madrugado y llevaba ya varias horas de pedaleo en las piernas; el trayecto lo hice a mediodía, en plena ola de calor del mes de agosto; con un viento como recién salido del horno, en contra, que dificultaba el pedaleo; y, sin saber realmente cuántos km me alejaban de mi destino – no viajé con GPS. A ello se añadió la soledad de la ruta, no ver circular ningún vehículo durante la mayor parte de este tramo se convirtió, por momentos, en una pequeña angustia. Todo aquél que se disponga a hacer el Camino no dudo en que antes de emprenderlo tendrá en cuenta sus posibilidades físicas, pero no hay que olvidar nunca el contexto y las condiciones externas, y a menudo extremas, que nos podemos encontrar en nuestro camino. Yo me esperaba unas etapas difíciles al llegar a los Monegros, en mi caso, creo que podría afirmar que “mis Monegros” comenzaron inesperadamente al dejar Tudela. Recuerdo para los ciclistas: casco, chaleco reflectante, luz delantera y luz roja trasera son indispensables para el ciclista que opta por ir por carretera, da igual el calor que haga o lo que te deslumbre el sol “mejor gran prudencia y santidad común que gran santidad y escasa prudencia”. Nota para los ciclistas por carretera: este tramo del camino se puede hacer también por carretera de una manera menos complicada: al salir de Tudela, dirigirse a Fontellas por la Na-5230, luego hasta El Bocal por la Na-5281, seguir hasta Ribaforada, de ahí a Buñuel, Cortes, Mallen por la N-232 hasta el cruce con la A-127 que lleva a Gallur (si hubiera tenido un GPS o conexión a internet creo que todo hubiera sido algo más fácil!)

Añadir nuevo comentario