Etapa 14. Gallur – Alagón (21,7 km)

Cuándo las situaciones parecen más desesperadas, más debemos esperar en Dios. Cuando la ayuda del hombre falla, Dios está cerca

Bicicletas fácil, aunque hay un tramo de la carretera CV-911 que tiene bastante tráfico y hay que ir con cuidado.

Gallur: Km 0. Luceni: Km 8,2. Alacalá de Ebro: Km 12,5. Cabañas de Ebro: Km 16,5. Alagón: Km 21,7.

Nos ponemos en camino por el parque de Pignatelli, junto al canal. De ahí cogemos la calle del Camino Real, en homenaje al antiguo Camino Real que San Ignacio recorrió en su día; hoy es la carretera VP-24, más ancha y asfaltada.

Sin dejar la línea recta de nuestro camino, llegaremos a Luceni, después de habernos encontrado la rotonda de la carretera que lleva a Boquineni.

Entramos por la calle de Ramón y Cajal, por la que atravesamos sin pérdida todo el pueblo. En un momento dejaremos a la izquierda la plaza del pueblo, con bancos y plátanos. Nosotros seguimos recto. A la salida del pueblo se encuentra un desvío que nos llevaría a Pedrola. Con alguna probabilidad aquí se situaría el punto en el que la mula de Ignacio decide seguir por el Camino Real y no seguir el camino del musulmán que había discutido con Ignacio. Estamos en la calle de Daoiz y Velarde, enfrente de la casa número 37.  Nosotros seguimos siempre recto nuestro camino, siguiendo el relato de la Autobiografía. Tras unos kilómetros, el Ebro se nos acerca en un meandro para anunciarnos que ya estamos en el pueblo de Alcalá de Ebro. Giramos a la izquierda para ir directos al Ayuntamiento y la calle de Cervantes, donde empieza el camino hacia Cabañas de Ebro.

En este pueblo merece la pena echar un vistazo a la Iglesia y al monumento a Sancho Panza, figura relevante aquí puesto que estamos en la Ínsula de Barataria, descrita en El Quijote. Realmente no es una isla pero, en tiempos de crecidas del Ebro, quedaba aislada. La estatua se encuentra detrás de la iglesia. Salimos por la calle Cervantes y, a unos 500 metros después de salir del pueblo, nuestro camino se encuentra con una bifurcación. Cogemos el de la izquierda, el camino de Cabañas, que se hace camino más desdibujado al cabo de algo más de un kilómetro y que poco a poco nos acerca de nuevo al río Ebro.

Seguimos recto, con el Ebro a nuestra izquierda a lo largo de un kilómetro, hasta llegar a Cabañas de Ebro. Entramos por la izquierda hasta la iglesia. Atravesamos el pueblo, salimos por la calle Mayor y tomamos la carretera CV-411, que en 1,5 km nos lleva a la carretera CV-911, que tomamos a la izquierda. Esta carretera tiene bastante tráfico y hay que ir con cuidado. Tras 1,5 km nos encontramos con un túnel a la derecha que cruza la autopista AP-68 por debajo. Lo tomamos y enseguida pasamos también por debajo de la vía del tren en otro túnel. El camino nos lleva directos a Alagón. Si cruzamos la carretera y seguimos en línea recta, la Avenida de la Portalada nos lleva al centro del pueblo.

Altimetria foto: 
Esquema de la etapa: 

Alojamiento

Alagón

Ayuntamiento . Tel.: 976 610 300.
Hostal Baraka . , San Pedro, 13. Tel.: 976 616 011
Hotel Los Ángeles . , Plaza Alhóndiga, 4. Tel.: 976 611 340.
Pensión Jarea . Méndez Núñez 45, Tel.: 629 489 776
Pensión Mª Carmen, . Portillo 3 2ª, Tel.: 670 762 554

Cabañas de Ebro

Ayuntamiento . Tel.: 976 611 086.
Casa Rural Guadalupe . (capacidad 24 personas) Callizo de la Jota, 3. Tel.: 637 524 363.
Hostal Cubero . Av. Alagón 23, Tel: 976 611 720

Gallur

Taxi Zueco . Tel: 976 857 318

Luceni

Ayuntamiento . Tel.: 976 652 003.
Hotel La Imperial** . Ctra. Logroño, km 37. Tel.: 976 652 111.
Pensión Alejandro . , Calle del Horno 1, Tel.: 679 441 838

Comentarios

[Camino Ignaciano en biclicleta gravel] Para quienes hagan el Camino en bicicleta tipo gravel – cicloturismo, en este tramo se sigue el Camino Ignaciano marcado dado que está completamente asfaltado y no hay desniveles. Este tramo no debería suponer ningún problema, pero, personalmente, este es el “otro” de los tramos más complicados de mi peregrinación, debido también a un cúmulo de circunstancias. Hice esta etapa seguida a la etapa Tudela-Gallur, en una ambición de avanzar y adelantar quilómetros a la ola de calor en este inicio de agosto de 2017. Aviso a los peregrinos, en Gallur el albergue de peregrinos está cerrado y las posibilidades de alojamiento son escasas (recomiendo reservar con antelación). Para quienes viajen sin GPS, según a qué horas, en agosto, no es fácil encontrar gente por las calles a quienes preguntar la ruta a seguir, ya que no siempre está marcada. Por suerte, en la estación de tren, me acogieron muy amablemente, permitiéndome descansar un rato, rellenar el botellín de agua; y, en donde me atendieron e indicaron el trayecto a seguir hasta Alagón (“fácil, fácil”). Eran poco más de las 15h y la distancia era sólo de unos 21km. Todo ello, me decidió a seguir con la ruta del día. Pero recorrer los algo más de 21 km a las tres de la tarde, en plena ola de calor y con varias –muchas- horas de ruta ya en las piernas fue un acto extremo. Un final de etapa agotador y muy sufrido. La llegada a Alagón supo a gloria. En Alagón, una vez se llega y, según el cansancio y la época del año que sea, hay dos opciones: o bien optar por acudir a la piscina municipal o bien aprovechar el resto del día y visitar el lugar. Mi extenuación me ordenaba lo primero, pero me decanté por esto último. En Alagón la oficina de turismo (la Casa de la Cultura) está en un antiguo colegio de jesuitas, colindante a la Iglesia de San Antonio de Padua, en donde se instaló la Compañía de Jesús hasta su expulsión. Dos de las joyas de Alagón que Pilar, la persona que atiende la Casa de la Cultura, nos enseñará y explicará con todo detalle (en castellano, inglés o francés). La iglesia Parroquial de San Pedro Apóstol (mudéjar aragonés) también es digna de visitar. Un paseo vespertino por el casco antiguo y/o el Alagón moderno son también buenas opciones para concluir el día. Personalmente, también he de señalar muy positivamente la atención recibida en el hotel en donde me alojé.

Añadir nuevo comentario